Galerías de fotos (¡197 especies de aves y 90 especies de lepidópteros fotografiados en Asturias!)

sábado, 1 de junio de 2013

Albatros en La Vaca

Hoy lo he visto.

En La Vaca y a las 8:58 de la mañana aparece un grupo de 4 Gaviotas tridáctilas adultas, es una buena cita a estas alturas del año, por lo que despego el ojo del telescopio para coger la cámara. En ese momento, algo grande y oscuro aparece deslizándose por el rabillo del ojo. Prismáticos, no me lo creo, de repente, en silencio, estoy viendo algo con lo que he soñado desde que empecé a ver pájaros. Telescopio. No está a más de 300 metros, estoy solo en el cabo. Increible, cualquier combinación de palabras que utilice no describen el momento, la sensación ni la forma de volar de lo que veo. Es un Albatros ojeroso, Thalassarche melanophris, el ave mítica, leyenda marina. No se me ocurre mucho más que decir, lo he visto en Punta de La Vaca (Gozón), en mi casa, ha pasado muy cerca, despacio, hoy 1 de Junio de 2013...

Albatros ojeroso (Punta La Vaca, Gozón) 1-6-13
Albatros ojeroso (La Vaca, Gozón) 1-6-13
Albatros ojeroso (Punta La Vaca, Gozón) 1-6-13
Cualquier cosa que vea a partir de ahora nunca será como lo que he visto hoy.

25 comentarios:

  1. Enhorabuena Jorge, te entiendo perfectamente. Una pasada de observación.

    ResponderEliminar
  2. No hay mucho más que añadir Jorge, para cualquier observador de aves marinas es el momento soñado. Y además, cerca, despacio, para disfrutarlo...Enhorabuena

    ResponderEliminar
  3. Gracias Jose, el 1-6-13 quedará siempre marcado para mí.

    ResponderEliminar
  4. Enhorabuena Jorge, te lo mereces tio. Tantos años en la vaca....imagino los nervios que habras pasado!
    Saludos! Javier Train

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Javier!! Muchos nervios, se nota en las fotos que podrían haber sido bastante mejores...

      Saludos. Jorge.

      Eliminar
  5. Enhorabuena, Jorge, vaya citón!! Saludos..

    ResponderEliminar
  6. Buff...menuda observación!! Felicidades!!

    ResponderEliminar
  7. Un sueño hecho realidad,que se repita.. Felicidades.

    ResponderEliminar
  8. Me alegro mucho de que hayas disfrutado con esa observación, que creo que todo ornitólogo que se precie sueña con tener ante sí algún día un albatros y si encima es cerca de casa, ni te cuento.
    Enhorabuena compañero.

    ResponderEliminar
  9. Hola Jorge

    Enhorabuena por esa maravilla de pájaro.
    Estuvimos 10 horas en la Estaca, pero no quiso aparecer.
    A nosotros nos toco el año pasado,y te digo que hay muy pocos días que no tenga en la cabeza esa observación ,así que a disfrutarla.
    Me alegro mucho por tu constancia en la Vaca.

    Saludos

    Ricardo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ricardo, no me lo podía creer cuando lo ví.

      Eliminar
  10. No suelo utilizar este lenguaje, pero no me queda más remedio:
    ¡Jooooooodeeer!
    Enhorabuena, te confieso que más de una vez he soñado despierto con lo que se debe sentir al ver un albatros por nuestra tierra, ahora, ya no me hace falta imaginarlo, te lo pregunto y ya me contarás, a mí me estarían temblando las piernas varios días.
    Felicitaciones de corazón, compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En estos casos se puede utilizar el lenguaje que uno quiera! Un sueño hecho realidad para mí este día.
      Muchas gracias Iván.

      Eliminar
  11. Enhora buena Jorge, creo que es una gran recompensa a tus largas horas pasadas alli.

    ResponderEliminar
  12. Felicidades por esa gran observacion. Comprendo tu emocion, saludos desde Varenger.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jesús. Después ya no sabía ni a quién llamar, creo que la media hora posterior a la observación los datos se resienten u poco...

      Eliminar
  13. ¡¡ Enhorabuena por la observación !! Mis felicitaciones Jorge. Que vaya pasando el testigo entre RAM-eros y observadores cansinos de marinas. Saludos desde el Sur.

    ResponderEliminar
  14. Pasón. Enhorabuena. Pablo

    ResponderEliminar
  15. Muchas gracias a todos por los comentario, para mí ha sido un sueño hecho realidad. Me acordé de mucha gente cuando lo ví, lástima que nadie más lo pudiera disfrutar.

    Jorge Valella.

    ResponderEliminar
  16. También me uno a las felicitaciones. Yo lo he visto dos veces en el mar del Norte, la última vez allá por 1976/77 si la memoria sirve, y la sensación que di a ti, y en su momento a mi, es absolutamente indescriptible, aunque suele empezar con 'J'.

    ResponderEliminar
  17. Hola, Jorge! Sigo tu blog desde que pasé por el centro de interpretación de la ría de Villaviciosa, hace casi un año. Iba con mi mujer y mi hija y te comenté que acababa de ver una garceta grande en la otra orilla. Estuvimos charlando un rato sobre las aves características de Asturias y me hablaste de tu labor en la Punta de la Vaca y de la cita de la que te sentías más orgulloso: la del albatros ojeroso, claro. No podía imaginarme que lo llegaría a ver a trescientos metros de mi casa.

    Estoy que no me lo creo, pero ayer vi algo que sólo podía ser un albatros ojeroso (Thalassarche melanophris)!!!!!! No he tenido ocasión de poder fotografiarlo, porque estaba disfrutando de la playa en Canet d'en Berenguer con mi mujer y mi hija. Estábamos sentados a la orilla del mar, observando a la gente en el agua, cuando apareció un ave marina descomunal, con las alas larguísimas y muy estrechas, que levantó el vuelo dando aletazos para evitar el choque con una barca a pedales. Tras eso descendió rápidamente a ras de agua y se alejó planeando hacia el sur, siempre pegado a la superficie, y esquivando las cabezas de algunos bañistas. Eran las 19:45 horas y tenía el sol a mi espalda. Fueron tan sólo unos segundos, pero me bastaron para observar algunas de las características que identifican este especie: Las alas eran completamente negras por encima y por debajo eran negras con una franja blanca en la parte central. El cuerpo era de un blanco inmaculado, que destacaba muchísimo en contraste con las alas. La punta de la cola era oscura, y el pico se veía claro, como de un gris ceniza, que se confundía con el mar. No llegué a apreciar su característica ceja negra, porque pasó a unos cincuenta metros y tampoco tenía mis prismáticos, pero se veía un borrón oscuro en la cara. Podría tratarse de un divagante inmaduro. Es posible que no vuelva a ver un albatros en mi vida.

    ResponderEliminar
  18. Hola, Jorge! Sigo tu blog desde que pasé por el centro de interpretación de la ría de Villaviciosa, hace casi un año. Iba con mi mujer y mi hija y te comenté que acababa de ver una garceta grande en la otra orilla. Estuvimos charlando un rato sobre las aves características de Asturias y me hablaste de tu labor en la Punta de la Vaca y de la cita de la que te sentías más orgulloso: la del albatros ojeroso, claro. No podía imaginarme que lo llegaría a ver a trescientos metros de mi casa.

    Estoy que no me lo creo, pero ayer vi algo que sólo podía ser un albatros ojeroso (Thalassarche melanophris)!!!!!! No he tenido ocasión de poder fotografiarlo, porque estaba disfrutando de la playa en Canet d'en Berenguer con mi mujer y mi hija. Estábamos sentados a la orilla del mar, observando a la gente en el agua, cuando apareció un ave marina descomunal, con las alas larguísimas y muy estrechas, que levantó el vuelo dando aletazos para evitar el choque con una barca a pedales. Tras eso descendió rápidamente a ras de agua y se alejó planeando hacia el sur, siempre pegado a la superficie, y esquivando las cabezas de algunos bañistas. Eran las 19:45 horas y tenía el sol a mi espalda. Fueron tan sólo unos segundos, pero me bastaron para observar algunas de las características que identifican este especie: Las alas eran completamente negras por encima y por debajo eran negras con una franja blanca en la parte central. El cuerpo era de un blanco inmaculado, que destacaba muchísimo en contraste con las alas. La punta de la cola era oscura, y el pico se veía claro, como de un gris ceniza, que se confundía con el mar. No llegué a apreciar su característica ceja negra, porque pasó a unos cincuenta metros y tampoco tenía mis prismáticos, pero se veía un borrón oscuro en la cara. Podría tratarse de un divagante inmaduro. Es posible que no vuelva a ver un albatros en mi vida.

    ResponderEliminar